Distintividad Vs. Originalidad: estrategias para proteger los derechos de Propiedad Industrial

24 abril 2019

La protección de los intangibles de una empresa es vital. Conoce estrategias para proteger la Propiedad Industrial.

24 abril 2019

Los derechos de Propiedad Industrial son bienes intangibles valiosos e indispensables para crear empresas competitivas a escala nacional e internacional, constituyendo a su vez herramientas que permiten alcanzar una posición determinante en mercados globales al servir para diferenciarlas y/o posicionarlas en niveles superiores en comparación a otras empresas del mismo sector.

Teniendo en cuenta lo anterior, resulta trascendente edificar y seguir una estrategia que asegure su protección no solo por el mayor tiempo posible, sino también “jugar” con las distintas figuras jurídicas existentes para impedir que terceros se apropien de derechos ajenos o se aprovechen del prestigio ganado y la inversión realizada en su implantación o reconocimiento.

Para ello las empresas registran sus marcas tanto en el ámbito local como en los mercados internacionales donde realizan actividades comerciales, o donde proyectan hacerlo en un corto o mediano plazo. Sin embargo, son muchos los países donde la marca queda desprotegida, encontrándonos posteriormente con solicitudes de marcas en nombre de terceros que, sin ningún reparo, reproducen marcas idénticas o similares para los mismos productos/servicios o vinculados.

En estos casos, al no contar con derechos marcarios previos ni estar en posibilidad de acreditar un uso anterior (algunos países reconocen el uso como herramienta para atacar solicitudes de marca), las posibilidades de éxito de conseguir que la marca indebidamente reproducida sea rechazada son casi nulas. Para evitar este tipo de situaciones, injustas para los titulares que han invertido tiempo, dinero y esfuerzo en el posicionamiento de sus marcas, se plantea la opción de una doble protección del signo, esto es, como marca y como una obra del derecho de autor.

Lo anterior será posible si nos encontramos ante marcas que presentan un grado de originalidad (un particular diseño, combinación de elementos denominativos, gráficos y/o cromáticos, formas tridimensionales, etc.), constituyendo creaciones intelectuales susceptibles de protección. Si bien una obra del derecho de autor nace desde su creación (el registro es declarativo mas no constitutivo de derechos), su inscripción cobra especial importancia en estos casos, ya que el justificante de presentación de la solicitud o el título de concesión serán documentos que permitirán aportar una fecha fehaciente e incuestionable.

Cabe precisar que el registro podrá tramitarse en un determinado país lo que evitará gastos elevados, y más bien permitirá contar con una base legal para atacar solicitudes de registro de marca en países donde no se cuenta con derechos marcarios previos al no ser de interés prioritario.

Lo anterior es posible por las siguientes razones:

  1. La protección de derechos de autor se reconoce de forma automática en todos los Estados parte del Convenio de Berna (176 países), reconociéndose de manera recíproca las creaciones intelectuales protegidas, sin perjuicio que -al invocarse un derecho de autor extranjero- cada estado miembro aplicará su legislación nacional para evaluar si la creación cumple con los requisitos legales para ser protegida. Cabe precisar que, en líneas generales, existe un alto grado de simetría entre las legislaciones nacionales.
  2. Los ordenamientos jurídicos de diversos países contemplan a los derechos de autor como causa relativa de denegación de una marca solicitada o como una causa de nulidad de registro de una marca registrada. Dependerá de cada país el rechazar la marca respecto a la totalidad de productos y/o servicios solicitados o solo respecto a aquellos productos y/o servicios que se encuentran relacionados con la obra protegida (ej. libros y revistas de la clase 16 internacional y servicios de edición de la clase 41 Internacional).La selección del país donde proteger la obra se determinará teniendo en cuenta diversos criterios (grado de exigencia de originalidad, rapidez del procedimiento de registro, costos, adhesión a convenios internacionales, entre otros).

Si adicionalmente consideramos que la protección de derechos de autor tiene un plazo de duración de 50 a 70 años contado desde la muerte del autor (varía según cada legislación), la doble protección constituye a todas luces una ventaja práctica y eficaz.

Finalmente, es importante concluir que el registro como derecho de autor no debe en modo alguno reemplazar el registro de la marca en los países de interés presente y futuro, ya que su protección no estará sujeta a evaluación en cada jurisdicción, constituyendo una base sólida para presentar oposiciones.

Tu marca on line y off line
POR EL MISMO PRECIO

Solicita con nosotros tu marca en España o la UE
Y la acompañamos con el dominio .ES o .EU

María del Pilar Arteaga

María del Pilar Arteaga

Departamento Marcas. Abogada.

Contenidos relacionados

Más en propiedad industrial e intelectual

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del tratamiento: HERRERO & ASOCIADOS, S.L.

Finalidad del tratamiento: Publicar su comentario sobre la noticia indicada.

Derechos de los interesados: Puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, portabilidad y limitación del tratamiento, mediante un escrito, acompañado de copia de documento que le identifique dirigiéndose al correo dpo@herrero.es.

Para más información visita nuestra Política de Privacidad.

*Los campos marcados con el asterisco son obligatorios. En caso de no cumplimentarlos no podremos contestar tu consulta.

No hay comentarios